Balance de la quinta jornada: 21 años después, se repite la historia con Backstreet Boys

Imagen: Mario Dávila | Agencia Uno

La banda oriunda de Orlando volvió a presentarse en la Quinta Vergara después de 21 años de ausencia desde aquella apoteósica presentación en 1998 en medio del peak de su popularidad. 

Boy bands ha habido a lo largo de la historia de la música, y ejemplos abundan: New Kids On The Block, N Sync, Boyzone, Westlife, One Direction y tantos otros. Pero pocos logran trascender en el tiempo y además mantener vivo su nivel de popularidad por tanto tiempo como Backstreet Boys, probablemente un caso de excepción en el género.

Y es que la banda oriunda de Orlando volvió a presentarse en la Quinta Vergara después de 21 años de ausencia desde aquella apoteósica presentación en 1998 en medio del peak de su popularidad.

Si bien se vio una banda más madura en todo el sentido de la palabra, no sólo en términos de edad, sino que también en experiencia, repertorio, despliegue técnico, etc., sus integrantes no han perdido el encanto ni la complicidad con sus seguidoras, es más, las mismas fans que hacía dos décadas compraban sus discos y repletaban conciertos, hoy pasan la posta a sus hijas, desmarcándose completamente de aquella regla que las boy bands son un fenómenos exclusivamente adolescente.

Todo lo anterior sólo puede dar como resultado gaviota de plata y de oro y un “Monstruo” completamente eufórico como en los viejos tiempos. La historia, a veces, tiende a repetirse de manera irremediable. Y Backstreet Boys es un claro ejemplo de ello.

Mauricio Palma no la cuenta dos veces: si bien tuvo una rutina medianamente consistente, los nervios le jugaron una mala pasada y es que tras media hora de rutina, las pifias se iban asomando lentamente y amenazaron con repetir la situación ocurrida con Jani Dueñas en su momento.

Con todo, tras obtener la gaviota de plata, Palma tuvo un nuevo aire y sacó a colación su personaje de Violento Parra, ocasión en la que de alguna manera recuperó la confianza y dio vuelta una situación completamente adversa, saliendo completamente del paso. No obstante, no fueron pocos quienes cuestionaron que el humorista obtuviera todos los premios.

Camila Gallardo hizo lo suyo. La intérprete nacional coronó un año tremendamente exitoso a pesar de la baja de presencia de público que quedó pasadas las 02:15 de la madrugada cuando salió a escena. Un show plagado de éxitos que fueron coreados por sus fans y sin puntos bajos la hicieron merecedora de sendas gaviotas de plata y oro.

Este viernes se lleva a cabo la jornada de cierre del certamen, la cual estará prácticamente dedicada a la música urbana, ya que Becky G abre los fuegos, seguido del humor del cubano Bongo Quiñonco para cerrar con Bad Bunny.

(Visited 6 times, 1 visits today)