Puigdemont declara “independencia de Cataluña”, para luego pedir que se “suspenda”