Venezuela: la mala costumbre de censurar a la prensa